En junio, la Esgueva

En junio, la Esgueva

Presentado por: Oliva Cachafeiro Bernal .

Síntesis del proyecto

El Pisuerga es el gran río de Valladolid pero no es el único. Además de un ramal de Duero, toda la villa era atravesada en origen por otro caudal más reducido pero muy querido: el del Esgueva o “la” Esgueva, como es popularmente conocido. Sin embargo tras su desvío en el siglo XIX, la Esgueva fue quedando en el olvido y el deterioro avanzó. En torno a ella se levantaron a finales de los 60 los primeros barrios obreros y se convirtió en una zona marginal. Lejos del esplendor del siglo XVII, sus vecinos además ya no recordaban aquellos ilustres tiempos y el cuidado era mínimo, por lo que poco a poco fue siendo olvidada. Se convirtió en un espacio degradado y desvinculado totalmente del vecindario.

Era necesario reparar esta injusticia. Y así, en el año 2012 nace el proyecto “En junio, la Esgueva”, por iniciativa de los ocho barrios que se ubican en torno a su cuenca. Ello se vio favorecido por la reurbanización del cauce en los 90, cuando se convirtió de nuevo en un espacio de paseo y de encuentro, De esta manera la Esgueva se fue integrando en la vida cotidiana.

Aprovechando esta circunstancia, y para celebrarlo se han organizado durante ya siete años consecutivos, diversas actividades de carácter cultural que, por otro lado, suplen otra carencia: la falta de actividades de este tipo en los barrios, pues normalmente están concentradas en el centro urbano. Y además con otra peculiaridad: son organizadas por los propios habitantes de los barrios, en un ejemplo claro de cultura participativa y no impuesta desde las instituciones públicas.

Tras estos años, el proyecto está claramente consolidado. Por primera vez ocho asociaciones vecinales suman sus fuerzas para hacer un proyecto cultural común, para recuperar el espacio urbano perdido como lugar de encuentro y para demostrar que el propio vecindario puede autogestionar su ocio creativo. No existen otros casos similares, por lo que Valladolid se convierte en un referente a nivel nacional.

Referencias y posicionamiento

“En junio en la Esgueva” no cuenta con precedentes en la ciudad de Valladolid, ni en otras ciudades españolas. Su peculiaridad, al estar vinculado a la iniciativa vecinal y a la historia de un espacio público tan peculiar como es un río la convierte en un caso único. No conocemos tampoco otros casos a nivel internacional, aunque si son habituales las iniciativas puntuales de asociaciones vecinales relativas a ofrecer una programación cultural a sus vecinos y vecinas, pero no con los matices que presenta ésta.
En este sentido no existen competidores directos exactamente, aunque haya otras iniciativas culturales concretas en la ciudad, tanto de carácter público como privado.
El objetivo es precisamente cubrir una deficiencia que suele ser habitual en muchas administraciones públicas municipales: considerar que las programaciones culturales de calidad deben limitarse al centro urbano, mientras que los barrios (con todas la connotaciones negativas que se les suele atribuir) deben limitarse a actividades de menor calidad y en la mayoría de las ocasiones llevada a cabo por aficionados. Con esta programación se pretende reivindicar el derecho de “las periferias” y acabar con los estereotipos que se atribuyen a los habitantes de estas zonas. La cultura es un derecho y debe ser llevada también a su propio espacio, además de forma gratuita, lo que hace posible que cualquiera si lo desea pueda acercarse a ella y descubrir iniciativas a las que de otra manera no podría acceder.

Equipo profesional

Dentro del equipo existen por un lado representantes (uno normalmente) de cada una de las ocho asociaciones participantes. De entre ellos, dos son gestores culturales:
– Jesús Anta Roca. Actualmente jubilado, cuenta con una amplia experiencia como escritor sobre la historia y el patrimonio de Valladolid (libros y artículos) y como conferenciante. Cuenta con un blog “Valladolid, la mirada curiosa”. Fotógrafo aficionado ha realizado diversas exposiciones en Valladolid y provincia. Organizador de actividades culturales en la Asociación Vecinal Barrio Belén. Actualmente miembro del Consejo Social de la Ciudad de Valladolid.
– Oliva Cachafeiro Bernal. Gestora cultural y coordinadora del Museo de Arte Africano Arellano Alonso de la UVa. Educadora de museos, mediadora cultural e investigadora. Cuenta con varias publicaciones y numerosos artículos, además del blog “ArribaYabajo [a veces]” sobre cultura con una vertiente feminista. Community Manager Cultural. Socia de GESCULCyL. Responsable durante varios años de las actividades culturales de la AV. Rondilla.

Colaboradores externos:
– Miguel Angel Pérez Martín. Gestor y técnico cultural con más de 30 años de experiencia especializado en música y artes escénicas. Socio fundador de GESCULCyL (Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Castilla y León). Actualmente profesor sobre gestión escénica en diversas instituciones. Cuenta con numerosas publicaciones sobre gestión de artes escénicas. También se dedica a la música de forma amateur.
– Alberto García Rodríguez. Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Valladolid con varios cursos de especialización sobre este campo. Especialista en fotocomposición (diseño gráfico, maquetación y retoque fotográfico). Especialista en Diseño Web.

Modelo económico

El coste de producción: en torno a 4.500 €.

Equipo organizativo: sin remuneración, en régimen de voluntariado.

Gastos: pago de los participantes: grupos o músicos individuales, grupos de teatro…, cuyos cachés oscilan entre 1500 € y 300 € .
Otros gastos: sonorización (400 € cada uno), difusión (flyers y cartelería) y otros. De cara a 2019: impresión de un roll-up y de una selección de fotografías que, dentro de una exposición que recoja la memoria de estos años, va a itinerar por 3 de los centros cívicos municipales.

Los ingresos proceden fundamentalmente de las aportaciones realizadas por cada una de las 8 asociaciones participantes. Se ha contado además en estos años con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid: pago de actuación y facilitación de tomas de corriente y estrados. También la Universidad de Valladolid colabora con infraestructuras.

Algún año la programación se ha variado en función de la consecución o no del presupuesto, a veces insuficiente.

Nivel de desarrollo

A principios del mes de diciembre se ha realizado ya la primera reunión de cara a la organización de la edición de 2019.
Esta se celebrará entre el 8 y el 16 de junio. Aunque el día 6, se lleva a cabo un pregón público por el centro de la ciudad para difundir el evento. Por la mañana se celebrará la rueda de prensa en el propio entorno de la Esgueva, como en años anteriores.

A partir de enero se realizarán reuniones mensuales en las que se irá informando sobre los contactos realizados con los diferentes grupos seleccionados y definiendo el programa en función de la disponibilidad de estos y del nivel de gastos. El programa definitivo debe estar cerrado a finales de abril con el fin de empezar a diseñar la estrategia de difusión.

Paralelamente se llevará a cabo la exposición fotográfica sobre la historia del proyecto. Según el calendario previsto se realizaran en el Centro Cívico Rondilla (16-30 marzo); CC.Vicente Escudero (1-30 abril); y CC. Zona Este (15-abril).

Vídeo de presentación

> Ver el vídeo

Documentación adicional

> Descargar la documentación adicional