PHONEZINE

PHONEZINE

Presentado por: Til Diacrítico .

Síntesis del proyecto

Las cabinas telefónicas serán, con toda probabilidad, retiradas de las calles españolas a finales del 2016, con la desaparición de la normativa que obliga a instalar un teléfono público por cada 3.000 habitantes. Sin embargo, hasta que esto ocurra, el p royecto PhoneZine pretende dar a estas estructuras, que forman parte tanto de nuestro mobiliario urbano como de nuestra cultura popular, una nueva utilidad, en la línea de muchos proyectos desarrollados anteriormente bajo esta premisa. Siendo el objetivo único e inicial de las cabinas telefónicas la comunicación, la presente propuesta pretende mantener viva esa idea, por medio de la conversión de estos espacios en puntos de b ookcrossing , si bien los volúmenes intercambiables no serían libros (sujetos a derechos de autor/a, adquiribles en otros puntos de venta, con tiradas elevadas), sino fanzines, publicaciones representativas del espíritu DIY, de la libertad de expresión, de edición y de distribución.

Objetivos:
– Promoción de nuevas vías de expresión y participación ciudadana.
– Dinamización del sector de la autoedición y puesta en valor del fanzine.
– Difusión de nuevas/os creadoras/es (literatura, ilustración, diseño, fotografía, etc.).
– Reutilización del mobiliario urbano.
– Embellecimiento del espacio público.

Referencias y posicionamiento

El proyecto PhoneZine se enmarca en la filosofía de trabajo de Til Diacrítico: cultura para la reapropiación del espacio público. Creemos en la cultura como herramienta de cambio, y en el arte participativo como instrumento de cohesión social. Así, ponemos en marcha proyectos sostenibles, cooperativos, que involucran a las personas en la recuperación y mejora cualitativa de los espacios públicos en los que se mueven diariamente, promoviendo la libertad de expresión, la revalorización de lo comunitario y la visibilización de la identidad colectiva.

En este contexto, el proyecto PhoneZine recoge el testigo de proyectos de bookcrossing (o intercambio bibliográfico) en el espacio público como las ya clásicas bibliocabinas del colectivo Arquitectives (entre otros), o más recientemente, las intervenidas por la población de Bermeo, así como los puntos de intercambio surgidos a partir de iniciativas particulares en pajareras, buzones o cajas. En este caso, sin embargo, se pretende llevar el componente participativo un paso más allá, empleando estos espacios para el intercambio de material bibliográfico realizado por la propia comunidad, promoviendo la autoedición y la libertad temática, estilística y gráfica. Consideramos que el “formato” que mejor ejemplifica esa libertad es el fanzine, de ahí que hayamos escogido esta publicación como protagonista de la propuesta.

Este proyecto se implementaría a lo largo de los doces meses del año 2016, coincidiendo su puesta en marcha con el inicio del año, y su cierre y evaluación con las fechas en las que, previsiblemente, comenzará la desaparición de las cabinas. De esta forma, se espera que para entonces el proyecto esté lo suficientemente asentado como para que autoras/es, editoras/es, lectoras/es, instituciones y demás usuarias/os aboguen por el mantenimiento de las estructuras para este nuevo uso.

Equipo profesional

Susana Maceiras: Licenciada en Ciencias Políticas y Sociales por la USC. Completa su formación con un máster en Gestión medio ambiental y de calidad y con la especialización en Cooperación Internacional y ayuda humanitaria. Ha trabajado como asesora política en gabinetes de relevancia en Galicia y como experta en Cooperación Internacional en el Fondo Galego de Cooperación, la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo o AGARESO. Colabora además con Igadi, como analista social en la publicación Arredalia.

Lorena Arévalo: Licenciada en Publicidad y RRPP por la UPSA. Completa sus estudios con una especialización en Arte Contemporáneo por el Instituto Superior de Arte de Madrid, un Máster en Investigación en Comunicación por la UVigo y un Máster de especialización en Cooperación Internacional y Gestión de ONG, cursado en la USC. Hasta la fecha su trayectoria profesional se ha movido entre la dirección creativa y la investigación. Ha participado en congresos y publicado diversos artículos sobre la función social del arte colaborativo como elemento de cohesión en pequeñas comunidades, su principal línea de investigación.

Cristina Navia: Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la UVigo. Terminados sus estudios trabajó en distintas empresas locales, desarrollando fundamentalmente tareas de atención al público. Al tiempo, y con la intención de reciclar sus conocimientos, actualizó sus estudios con cursos informáticos sobre distintas herramientas contables y fiscales.

Toño Rodríguez: Gestor Cultural por la USC, especialista en procesos de internacionalización, licensing y modos de distribución de las empresas culturales. Trabaja como coordinador de las labores de promoción y comunicación con medios del colectivo musical Metamovida. Es además coordinador de eventos musicales y miembro de la Junta Directiva de la asociación cultural LiceoMutante, de la que es cofundador, y Vicegerente y Responsable de Comunicación de la productora WOS.

Modelo económico

Se realiza una propuesta aproximada de los gastos derivados de una primera serie de intervenciones (se estima el importe para intervención en 10 cabinas). Se trata de un proyecto extremadamente sencillo, que aspira a ser sostenible y autogestionable, de ahí que los importes sean relativamente bajos.

– Gastos de solicitud y gestión de permisos: 150€
– Gastos de intervención de las cabinas (materiales, pinturas…): 2.500€
– Gastos de difusión del proyecto (para conseguir la participación de las/os autoras/es y editoras/es, seguimiento y
distribución, primeros 6 meses): 2.000€
– Gastos de difusión del proyecto (de cara al exterior): 750€

Nivel de desarrollo

En Til Diacrítico aspiramos a poner en marcha proyectos que, una vez iniciados, puedan ser sostenidos y desarrollados por los agentes implicados (en este caso, las/os autoras/es de fanzines, las/os editoras/es y la propia ciudadanía). Por ello, cada proyecto implementado es puesto en marcha desde cero. Es el caso de esta propuesta, cuyo cronograma podría articularse de la siguiente forma (con inicio a principio del 2016 y evaluación a finales del mismo año, coincidiendo con la previsible retirada de las cabinas):

Mes 1: solicitud de permisos para intervención en cabinas.
Mes 2: contacto con autoras/es y editoras/es.
Mes 3: Fijación del calendario de intervención en función de las cabinas disponibles y las publicaciones participantes.
Mes 3: Diseño de la intervención.
Mes 4: Intervención de cabinas.
Mes 5: Instalación y distribución

Vídeo de presentación

> Ver el vídeo

Documentación adicional

> Descargar la documentación adicional